Menu

A+ A A-

ENTENDIENDO A LA ASOCIACIÓN CIVIL

Entendiendo a la Asociación Civil

Por: Lic. Haim Castro

 

Muchas agrupaciones con fines no económicos ni especulativos, toman la forma de la Asociación Civil, como son las organizaciones deportivas o culturales.

 En nuestro sistema jurídico este tema se encuentra regulado por el Código Civil Federal, y en nuestro caso, el Código Civil para el Distrito Federal (C.C.D.F.).

 A continuación se trata de explicar de una manera sencilla lo referente a la regulación de la Asociación Civil.

 ¿Qué es una Asociación Civil?

 Es el contrato civil que consta por escrito en instrumento público el cual debe ser inscrito ante el Registro Público de la Propiedad y del Comercio del Distrito Federal; en dicho contrato varios individuos convienen en reunirse, de manera que no sea enteramente transitoria, para realizar un fin común que no esté prohibido por la ley y que no tenga carácter preponderantemente económico. (Artículos 2670, 2671, 2673 y 3007 C.C.D.F.).

 Este contrato que da origen a una persona moral civil, deriva originalmente de una garantía individual, la contenida en el Artículo 9 Constitucional que establece:

 “No se podrá coartar el derecho de asociarse o reunirse pacíficamente con cualquier objeto lícito; pero solamente los ciudadanos de la República podrán hacerlo para tomar parte en los asuntos políticos del país. Ninguna reunión armada, tiene derecho de deliberar.

 No se considerará ilegal, y no podrá ser disuelta una asamblea o reunión que tenga por objeto hacer una petición o presentar una protesta por algún acto a una autoridad, si no se profieren injurias contra ésta, ni se hiciere uso de violencias o amenazas para intimidarla u obligarla a resolver en el sentido que se desee.”

 Si la Asociación Civil es un contrato, ¿cómo se considera una persona moral?

 El Código Civil para el Distrito Federal, en su Artículo 25, fracción VI, establece que serán personas morales, entre otras:

 “Las asociaciones distintas de las enumeradas que se propongan fines políticos, científicos, artísticos, de recreo o cualquiera otro fin lícito, siempre que no fueren desconocidas por la ley.”

 Por su parte, el Artículo 2670 del mismo código señala que las partes de este contrato constituyen una asociación si se reúnen con el objeto señalado por la ley.

 ¿Cómo ser (o dejar de ser) asociado?

 Los individuos que forman parte del contrato se denominan Asociados. La asociación puede admitir o excluir asociados, mediante mayoría de votos de la Asamblea General, en su carácter ordinario. Cabe señalar que la Asamblea General Extraordinaria de Asociados sólo se reúne para decidir sobre asuntos transcendentales en la vida de la persona moral, como es extender la vigencia del contrato o resolver anticipadamente la disolución de la Asociación. (Artículos 2672; 2674; 2676 fracción I; 2677 y 2681 C.C.D.F.).

 ¿Cuáles son los derechos de los Asociados?

 a) Derecho a participar con voz y voto en la Asamblea General de Asociados, en su carácter ordinario o extraordinario.

 Cabe señalar que el Código Civil establece que cada asociado gozará de un voto en las asambleas, asimismo se anota que el asociado no votará las decisiones en que se encuentren directamente interesados él, su cónyuge, sus ascendientes, descendientes, o parientes colaterales dentro del segundo grado. (Artículos 2675, 2678 y 2679 C.C.D.F.).

 b) Derecho a no ser excluido de la Asociación, sino por mayoría de votos de los asociados presentes en la Asamblea General y por las causas que señalen los estatutos. (Artículos 2677 y 2681 C.C.D.F.).

 c) Derecho a separarse voluntariamente de la Asociación, previo aviso de 2 meses de anticipación. (Artículo 2680 C.C.D.F.).

 d) Derecho a vigilar que las cuotas se dediquen al fin que se propone la asociación y con ese objeto pueden examinar los libros de contabilidad y demás papeles de ésta. (Artículo 2683 C.C.D.F.).

 e) Otros derechos que señalen los estatutos contenidos en el Contrato de Asociación Civil.

 ¿Qué normas rigen a la Asociación Civil?

 1.- Primeramente, el Código Civil para el Distrito Federal; el cual establece los lineamientos mínimos que deben regir a las asociaciones civiles, dejando en libertad a los asociados que mediante sus estatutos se establezcan sus reglas internas. (Artículos 1, 3, 6, 7, 8, 10, 11, 12, 16, 21, 1792, 1793, 2670 al 2687 C.C.D.F.).

 2.- Después, los Estatutos que establezcan los asociados en el Contrato de Asociación Civil, el cual es asentado debidamente en el protocolo de un Notario, y que a su vez, ese instrumento fue inscrito en el Registro Público.

 Los Estatutos se establecen por la totalidad de los asociados presentes en la Asamblea constitutiva o que son suscritos por los asociados que firman la escritura pública en la que consta el contrato.

 Para la modificación de los Estatutos, es preciso que dicha modificación sea resuelta por la Asamblea General Extraordinaria de Asociados, en los términos que se establezcan en los mismos estatutos, en caso de no existir disposición en especial sobre el tema en el contrato, la Asamblea General de Asociados resolverá como órgano superior de decisión de la Asociación Civil.

 En ocasiones, la asamblea decide que la asociación se sujetará a otras normas, como pueden ser reglamentos o disposiciones establecidas por otras organizaciones o personas morales a las cuales se encuentra afiliada la persona moral, en este caso se considerará que dichas disposiciones serán parte integrante del contrato, si es que así se establece en el mismo, y como consecuencia tendrán función complementaria de los Estatutos. (Artículos 2671, 2673, 2676 y 3007 C.C.D.F.).

 3.- Posteriormente, los acuerdos tomados por la Asamblea General de Asociados, votados favorablemente por la mayoría de sus integrantes presentes. Teniendo en cuenta que la Asamblea General es el órgano superior de decisión, ésta resolverá cualquier asunto no previsto en los estatutos, e incluso podrá modificar éstos. (Artículos 2674 y 2676 C.C.D.F.).

 4.- Por último, los acuerdos tomados por el Director o por el órgano colegiado de dirección y administración (Consejo Directivo), los cuales no podrán ir más allá de las facultades otorgadas -por los estatutos o por la Asamblea General- a la Dirección de la Asociación Civil. (Artículo 2674 C.C.D.F.).

 ¿Quién decide en una Asociación?

 1.- La Asamblea General es el conjunto de todos los asociados, que funciona como órgano colegiado en el cual reside la facultad de decisión superior de la Asociación. Las decisiones pueden ser tomadas por mayoría simple o mayoría calificada, según lo establezcan sus estatutos.

 Por su parte, el Artículo 2677 del Código Civil para el Distrito Federal establece que las decisiones de la Asamblea General de Asociados “serán tomadas a mayoría de votos de los miembros presentes.”

 2.- De manera secundaria, la Dirección, que regularmente se constituye en un Consejo Directivo, que decide sobre la administración de la Asociación, en los términos que señalen los estatutos, y como lo disponga la Asamblea General de Asociados.

 Cabe precisar que no debemos confundir a los integrantes del Consejo Directivo con los empleados encargados de ciertas áreas de la Asociación, estos empleados son designados internamente como directores de alguna de las áreas, pero jurídicamente no tienen mayor trascendencia que la de un empleado de la persona moral.

 Cabe señalar que los Estatutos establecerán las facultades de cada uno de los directores o consejeros del órgano colegiado de dirección y administración. La representación de la Asociación recaerá en la Dirección; dicha representación recae en el Director, o en su caso, en el presidente del Consejo Directivo quien actuará en nombre y representación de la persona moral ante otras personas, físicas o morales, pero no hacia dentro de la Asociación tomando decisiones que le corresponden a los diversos órganos de la Asociación Civil. (Artículos 2674, 2675, 2676, 2677 C.C.D.F.).

 Entonces, ¿sobre qué puede decidir un Consejo Directivo?

 El órgano colegiado de dirección y administración (Consejo Directivo) solamente podrá decidir sobre lo que expresamente se encuentre facultado en los Estatutos, y sobre lo que la Asamblea General de Asociados le autorice igualmente de manera expresa. El Consejo Directivo no podrá suplir a la Asamblea General en sus decisiones ni tampoco podrá actuar más allá de sus facultades, de lo contrario se estaría actuando de manera ilícita, por lo que los asociados podrían ejercer acciones civiles o incluso penales en contra de los individuos que actúen contraviniendo las normas establecidas.

 En caso de que no fuera de este modo, no tendría razón de ser la forma escrita de los Estatutos.

 En resumen, ¿sobre qué puede decidir la Asamblea General de Asociados?

 El Código Civil establece claramente en su artículo 2676, los asuntos sobre los que resolverá la Asamblea General, y son:

 1.- Sobre la admisión y exclusión de los asociados;

 2.- Sobre la disolución anticipada de la asociación o sobre su prórroga por más tiempo del fijado en los estatutos;

 3.- Sobre el nombramiento de director o directores cuando no hayan sido nombrados en la escritura constitutiva;

 4.- Sobre la revocación de los nombramientos hechos;

 5.- Sobre los demás asuntos que le encomienden los estatutos.

 Por su parte, como ya se mencionó el Artículo 2677, establece que:

 “Las asambleas generales sólo se ocuparán de los asuntos contenidos en la respectiva orden del día. — Sus decisiones serán tomadas a mayoría de votos de los miembros presentes.”

 

Sin duda, conocer la regulación relativa a la Asociación Civil, nos permitirá mantener relaciones más sanas al interior y al exterior de nuestra persona moral.

Agosto 2007.