Menu

A+ A A-

¿SE PATENTAN LAS VARIEDADES VEGETALES?

¿SE PATENTAN LAS VARIEDADES VEGETALES? 

Dr. Haim Castro*

Las Variedades Vegetales son protegidas al día de hoy por su propia ley, pero antes de la reforma de 1994 (D.O.F. 02-08-1994) a la Ley de Fomento y Protección de la Propiedad Industrial, ellas se encontraban en el ámbito de aplicación de esa ley.

 

El jueves 27 de junio de 1991, se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Ley de Fomento y Protección de la Propiedad Industrial, la cual señalaba en su artículo 15 que serían patentables: “las invenciones que sean nuevas, resultado de una actividad inventiva y susceptibles de aplicación industrial”.

 

A su vez, en el artículo 20 de la ley original de 1991, se indicaba que las invenciones relativas a materia viva se regirían por ese precepto, estableciendo que serían patentables las Variedades Vegetales (Artículo 20, fracción I, inciso a), Ley de Fomento y Protección a la Propiedad Industrial).

 

Dado lo anterior, con la ley de 1991 si eran patentables las Variedades Vegetales, por lo que la autoridad en materia de Propiedad Industrial debía otorgar el respectivo documento de patente a las personas que cumplieran con los requisitos de patentabilidad indicados en ese artículo 15.

 

Cabe recordar que los requisitos de patentabilidad se mantienen al día de hoy, siendo los 3 enunciados, pero ahora se encuentran en el actual artículo 16 de la Ley de la Propiedad Industrial, es decir, se requiere que una invención sea: a) Nueva, b) Resultado de una Actividad Inventiva, y que sea c) susceptible de Aplicación Industrial.

 

El cambio a la regulación de estos derechos lo trajo la entrada en vigor el día 01 de enero de 1994 del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, ya que se estableció en su texto lo siguiente:

 

TRATADO DE LIBRE COMERCIO DE AMÉRICA DEL NORTE

 

“Artículo 1709. Patentes

3. Asimismo, cada una de las Partes podrá excluir de la patentabilidad:

(a) los métodos de diagnóstico, terapéuticos y quirúrgicos, para el tratamiento de seres humanos o animales;

(b) plantas y animales, excepto microorganismos; y

(c) procesos esencialmente biológicos para la producción de plantas o animales, distintos de los procesos no biológicos y microbiológicos para dicha producción.

No obstante lo señalado en el inciso (b), cada una de las Partes otorgará protección a las variedades de plantas mediante patentes, un esquema efectivo de protección sui generis, o ambos.”

 

En consecuencia, México adoptó el esquema de una protección especial (sui generis) para las Variedades Vegetales, pero sería un proceso en 2 partes. Lo primero fue incluir en la reforma del 02 de agosto de 1994 la exclusión de patentabilidad a las variedades vegetales, tal y como se establece en el artículo 16 de la actual Ley de la Propiedad Industrial:

 

LEY DE LA PROPIEDAD INDUSTRIAL

 

“Artículo 16.- Serán patentables las invenciones que sean nuevas, resultado de una actividad inventiva y susceptibles de aplicación industrial, en los términos de esta Ley, excepto:

V.- Las variedades vegetales.”

 

En esa reforma, se incluyó el artículo Quinto Transitorio, el cual estableció lo siguiente:

 

“QUINTO.- Hasta en tanto se expida la Ley que cumpla con las disposiciones sustantivas del Convenio Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales, 1978, o, en su caso, con las de la Convención Internacional para la Protección de Nuevas Variedades de Plantas, 1991, el Instituto recibirá las solicitudes de los obtentores de vegetales para variedades en todos los géneros y especies vegetales a que se refiere la fracción V del artículo 16 reformando, que le sean presentadas a partir de la entrada en vigor de este Decreto, y en su momento las remitirá a la autoridad competente para que ésta continúe el trámite.”

 

Con esa disposición transitoria se daba cumplimiento a lo establecido en el referido Tratado Internacional, el cual dispone lo siguiente: 

TRATADO DE LIBRE COMERCIO DE AMÉRICA DEL NORTE

Capítulo XVII Propiedad intelectual

 

“Artículo 1701. Naturaleza y ámbito de las obligaciones

1. Cada una de las Partes otorgará en su territorio, a los nacionales de otra Parte, protección y defensa adecuada y eficaz para los derechos de propiedad intelectual, asegurándose a la vez de que las medidas destinadas a defender esos derechos no se conviertan en obstáculos al comercio legítimo.

2. Con objeto de otorgar protección y defensa adecuada y eficaz a los derechos de propiedad intelectual, cada una de las Partes aplicará, cuando menos, este capítulo y las disposiciones sustantivas de:

(d) el Convenio Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales, 1978 (Convenio UPOV), o la Convención Internacional para la Protección de Nuevas Variedades de Plantas, 1991 (Convenio UPOV).

Las Partes harán todo lo posible para adherirse a los textos citados de estos convenios si aún no son parte de ellos a la fecha de entrada en vigor de este Tratado.

…”

Encontramos que a efecto de dar cumplimiento con el T.L.C.A.N., el Senado mexicano aprobó el citado convenio el 12 de diciembre de 1995, según decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación del 27 de diciembre del mismo año, según se nos refiere en el Decreto Promulgatorio del “Convenio Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales de 2 de diciembre de 1961, revisado en Ginebra el 10 de noviembre de 1972 y el 23 de octubre de 1978” publicado en el Diario Oficial de la Federación el día 20 de mayo de 1998.

En un segundo momento de adopción de ese nuevo esquema de protección, se legisló en la materia creando la Ley Federal de Variedades Vegetales, publicada en el Diario Oficial de la Federación el día 25 de octubre de 1996.

Esa ley estableció que la autoridad en materia de Variedades Vegetales sería la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural (la actual SAGARPA), por lo que a ésta le serían remitidas las solicitudes presentadas en términos del citado Artículo Quinto Transitorio de la reforma publicada el 02 de agosto de 1994, para así proceder a su registro.

En ese nuevo esquema, se excluyó de patentabilidad a las Variedades Vegetales, por lo que se separaron de la Propiedad Industrial.

*Profesor de “Derecho de la Propiedad Industrial”, Facultad de Derecho de la Barra Nacional de Abogados.

 Publicado en: Justicia Mexicana, Difusión e Investigación de la Ciencia Jurídica. Año 01. Número 01. 13 de enero de 2013.